Cómo Pintar Un Dormitorio De Gris

Cuando pensamos en dormitorios, nos imaginamos espacios apacibles, íntimos y cerrados, diseñados para la relajación, la conexión con uno mismo (y/o junto a otra persona) y el descanso. También pueden contener rincones y mobiliarios funcionales para el trabajo o actividades de ocio, tales como leer un libro o realizar un pasatiempo. Lo cierto es que son espacios muy vinculados a nuestra personalidad, nuestra dinámica y necesidades individuales. Deberían estar llenos y apegados a nuestro estilo.

No obstante, en términos decorativos el tema del estilo, en relación con la función pragmática de este tipo de espacios, puede convertirse en algo bastante relativo. Ya que una cosa pueden ser nuestros gustos y otra lo que un determinado objeto y color pueda causar, al menos desde el punto de vista del diseño de interiores.

Si procuramos ser “objetivos”, podemos decir que, según la psicología del color, cada color es capaz de generar una determinada sensación o emoción en quien lo recibe, aunque esto no debe entenderse como un mandato inquebrantable. No obstante, la manera en que decoramos nuestra habitación, incorporando dentro de esta práctica la pintura y su color, puede incidir en el tipo de ánimo o manera de “estar” que provoca.

Puede que para pintar nuestro dormitorio sencillamente nos habíamos imaginado el color blanco. O, si nos gusta ir por el riesgo, tal vez nos decantaríamos por colores vivos como el naranja, rojo o amarillo. Pero seguramente hay un color que hasta los momentos no habíamos contemplado (o al menos de entrada): el gris.

              Resultado de imagen de como pintar un dormitorio de gris

PROPIEDADES Y ATRIBUTOS DEL COLOR GRIS

El gris es caracterizado como un color neutro. Se encuentra dentro de las tonalidades derivadas de la mezcla entre negro y blanco (a nivel de pigmentos). Es un color serio, sobrio, calmado, que metafóricamente podríamos señalar como estable y liso. Y que podría agregar muchísima pulcritud, elegancia y madurez a la atmósfera y estilo de un espacio.

Puede que de entrada nos resulte un color demasiado reservado y simplón. Incluso oscuro, preocupándonos la sensación de cueva, tristeza o demasiada tranquilidad que puede imprimir sobre el espacio. Ciertamente, culturalmente hablando, es un color que podríamos relacionar a sensaciones como el desconsuelo y la melancolía. Pero cuando hablamos de diseño y de pinturas, nos estamos remitiendo a un nivel más visual. Al impacto estético que pueda generarnos un espacio, en términos de considerarlo bello, agradable o atractivo (o no). Y, en definitiva, el gris es un color que sí tiende a ello. Fácilmente combinable con otros colores, con cualquier tipo de mobiliario y accesorios de decoración, se convierte en un color delicado pero imponente, poderoso y versátil.

CÓMO COMBINAR MIS PAREDES DE GRIS EN MI HABITACIÓN

En este sentido, podemos hablar a nivel de colores, de accesorios o de mobiliario. Cada uno de estos factores o elementos ayudará a resaltar o solapar determinado efecto del gris en la habitación. A continuación algunas ideas:

  • Combínalo con chispazos de colores vivos

Colores como el rojo, el amarillo, el azul rey o azul cielo, el verde manzana, el fucsia; son todos colores que darían un toque que despertaría el ánimo del ambiente, en caso de contar con una habitación de paredes completamente grises, o que nos preocupe la monocromía si optamos por esta forma de pintar nuestra recámara. No tienes que exagerar ni incorporar un montón de objetos diversamente coloridos, “a lo loco”, sino más bien seguir pintando el espacio, a través de específicas piezas: un cojín, una alfombra, la campana de una lámpara, una sábana, cortinas, una mesa de noche o un escritorio. Sencillo, elegante y delicado.

         Resultado de imagen de como pintar un dormitorio de gris

  • La iluminación

De nuevo: si te preocupa que tu dormitorio quede muy oscuro, habrás de revisar tres opciones: a. Si cuenta con una entrada de luz natural externa, b. La cantidad de luz artificial interna. c. La incorporación de otros colores claros que acompañen el gris. En el caso de la primera, si la entrada de luz solar es lo suficientemente generosa, el problema quedará solucionado, la luz solar externa es infalible para “despertar” y limpiar los espacios. En el caso de la segunda, todo depende de la sensación que prefieras tener y de la cantidad de dispositivos de luz con los que cuentes: si la luz es amarilla generará más calidez pero posiblemente mayor sensación de encierro, así que preferiblemente decántate por la luz blanca. Asímismo, además del usual bombillo superior central, puedes optar por lámparas y hasta luces empotradas en el suelo. Respecto a la tercera y última opción, lo mejor para iluminar un espacio a través del color es optar por aquellos que sean claros: blanco, beige y colores claros, en general, inmediatamente logran dicho efecto.

  • Combinar con otros colores fríos

“¿Qué? ¿Más colores fríos? ¿Acaso el gris ya no lo es lo suficiente?” Pues sí. Combinar paredes de un tono gris claro con otra de color azul, un tono de gris más oscuro o simplemente blanco puede resultar profundamente elegante y moderno, resultando una habitación bastante adulta. No temas con relación a lo frío, cualquier exceso puedes solucionarlo agregando un toque de color con los accesorios o de luz.

CÓMO MANTENERLO LIMPIO Y EN BUEN ESTADO

Inevitablemente, las paredes se ensucian. Las habitaciones, al ser instancias de uso diario, aunque podría considerarse que no tienen porqué ensuciarse, pues lo harán. Ahora, el mantenerlas con una apariencia limpia y nueva puede ser más difícil con colores como el gris, donde las manchas o cualquier sucio aún se notaría mucho.

Para solucionarlo, puedes optar por pinturas de tipo lavable, que llegado el momento te faciliten la posibilidad de poder pasar una esponja o trapo húmedo con un poco de jabón y dejar la pared como nueva. O también puedes pintar de un color más fuerte aquellas paredes más susceptibles al contacto con dinámicas que puedan ensuciarlas, y pintar de gris aquellas más discretas (por ejemplo, la pared del cabezal de la cama).

El gris es un color versátil, ante cualquier evento imprevisto podrás reemplazarlo fácilmente con otro color o tendrás el tiempo suficiente para reforzarlo con otra pasada de pintura, ya tampoco es que las habitaciones tienden a ensuciarse rápidamente.      

Así concluimos con nuestros consejos para pintar dormitorios de gris. Esperamos te hayan sido de utilidad, no dejes de seguir nuestros contenidos. ¡Muchas gracias por leernos!

Artículos Recomendados:



Deja un Comentario

css.php
Leer más
Tips Navideños para Diseñar la Habitación

En todas partes del mundo siempre existe el espiritu navideño por lo cual todas las personas decoran su hogar para...

Cerrar